Reconocer el propio cuerpo.

El taller consiste en conectarnos con el propio movimiento, el deseo de bailar desde el potencial de cada uno y desde allí ampliar las posibilidades expresivas, incorporando nuevas calidades de movimientos.
Los estereotipos culturales indican desde muy temprana edad los roles de cada género. El espacio que se les ha dado a los varones en el campo del movimiento generalmente ha estado relacionado al deporte, considerando virtudes importantes como la disciplina, la valentía, la resistencia, el dominio físico y la competencia.
Desde nuestra visión el movimiento abarca a todas las personas sin importar su género. Encontrando en el cuerpo una herramienta donde el lenguaje simbólico y expresivo se hace presente en sentimientos, visiones, relaciones, ideas, juegos, imaginación y movimientos. Esta búsqueda favorece tanto la autoestima como la comunicación con los demás. Encontrando un espacio para jugar y conectar en la propia sensación de una forma dinámica. Disfrutando de un momento lúdico donde el cuerpo se estira, respira, explora, gira, vuela y se comunica.
Utilizando elementos como puentes de inspiración: esferas, aros, cintas, telas de circo, texturas diferentes y música.

 

SEDES

Vicente López: Carlos Melo 1756 (al 900 de Maipú) • Palermo: Gascón 1474
Núñez: Manuela Pedraza y Cabildo • Olivos: José Manuel Estrada 2475
San Isidro: Centenario y Don Bosco

DIAS Y HORARIOS